BLOG

Colores y mobiliario: una mezcla con muchos matices

Aparte de su relevancia estética, los colores tienen un gran valor psicológico. Su poder radica en que, además de hacer visible cualquier espacio de tu casa, pueden influir en tus emociones, proporcionándote tranquilidad, alegría, calma, paz… o todo lo contrario.

 

Por este motivo es tan importante prestar atención a la elección de colores ya sea a la hora de comprar un nuevo mueble o a la de iniciar una renovación total del hogar. 

Una elección muy personal

Elegir el color del mobiliario de tu casa es un asunto personal que tiene que adaptarse a ti. Para tener una casa a tu gusto lo más importante es decantarte por los que más vayan contigo y mejor te hagan sentir. La clave para conseguirlo es lograr una combinación agradable, ya sea mezclando colores o siguiendo una paleta en concreto.

 

Está muy bien seguir las tendencias pero si no te convence un determinado color descártalo sin pensarlo. Tienes otras muchas opciones para estar a la última; sólo tienes que dar con ellas.

Las claves que te ayudarán a decidirte

 

De igual manera que a la hora de vestirte no te cargas de colores sino que te limitas a unos tres por look, a la hora de decorar ocurre algo similar. Abusar de los colores puede hacer que una estancia parezca abarrotada, por lo que lo idóneo es que sean tres o cuatro los que aparezcan en una habitación.

Utilizar el color con sabiduría puede ayudarte a modificar visualmente la forma y el tamaño de los muebles, de la misma manera que amplía o reduce el tamaño de la habitación. Por lo general, los colores claros hacen que las habitaciones sean más grandes y brillantes mientras que los oscuros dan una apariencia más íntima.

 

¿Cómo acertar con el color del mobiliario? El servicio de decoración de Planta 2 Mobiliario te ayudará a seleccionarlos para lograr un efecto armonioso y conseguir ese ambiente acogedor, confortable y actual que siempre has soñado.

El blanco: un lienzo único

El color blanco es la base por excelencia; de hecho, le dedicamos hace poco un artículo que puedes leer aquí. Con él no te equivocas nunca: es limpio, luminoso, incita al orden y transmite serenidad.

Su virtud se encuentra en su flexibilidad: combinándo­lo con colores neutros (beige, marfil, gris) conseguirás un ambiente lleno de calma. Por otra parte, si le añades color le darás vida a la estancia.

 

Para hacerlo más cálido apuesta por texturas y tejidos suaves allí donde se te ocurra: mantita ligera en el sofá, alfombra a los pies de la cama, cojines en la butaca y, sobre todo, unas cortinas que vistan la estancia. ¡Visita nuestra exposición para descubrir todas las propuestas que tenemos para ti!

El gris: el neutro de los más vanguardistas

Sabes lo que quieres: un espacio equilibrado y homogéneo que además resulte acogedor. Vas un paso por delante y buscas un color tan efectivo como el blanco, pero más vinculado al mundo del diseño y la vanguardia. Necesitas el gris.

Desde el momento en el que entras en una habitación con esta base predominante se aprecia esa sensación tan especial. ¿Sabes que muchas familias eligen el gris perla para la habitación de sus hijos? Pocas referencias mejor que esa ¿verdad?

 

Tan versátil como el blanco, serán los colores complementarios los que ayudarán a definir el estilo decorativo. Combínalo con rosa empolvado para una habitación infantil, con negro para un salón sofisticado y elegante y con rojo o amarillo para una estética atrevida y futurista.

El marrón: el clásico por excelencia

¿Sueñas con un salón clásico y atemporal? El color marrón es la manera más efectiva de conseguirlo. ¿Prefieres sin embargo un estilo actual? Sorpréndete, ¡el marrón puede ser también tu mejor opción!

 

Eligiendo muebles de línea moderna y combinándolo con otra gama de colores obtendrás el efecto que buscas. ¿Alguna sugerencia? Con blanco conseguirás un estilo escandinavo o shabby chic,  mientras que con negro te transportará automáticamente a una atmósfera contemporánea.

El negro: personalidad a raudales

Existe el mito de que el negro es un color triste que empequeñece cualquier habitación. Sí pero no. Todo depende de cómo se utilice. Es más, hay profesionales que afirman que toda habitación precisa de un toque de negro para darle profundidad.

 

Ya sea en pared o en mobiliario, el negro es un color lleno de personalidad que no deja indiferente a nadie. 

El azul: la serenidad del mar

Relajante y sereno, el azul suele ser uno de los colores  más recomendados para dormitorios (tanto los principales como los juveniles). Su asociación con el mar es una de las razones para ello (no te pierdas el artículo Cómo decorar con los colores del verano).

 

En una habitación con poca luz natural puede resultar algo frío, con lo que ganará mucho si lo equilibras con otros tonos más cálidos como el beige o el amarillo. ¿Una buena manera de hacerlo? Aprovechando otros muebles, textiles o elementos decorativos.

El morado: un grado de sofisticación

Sofisticado como ninguno, el morado o púrpura es un color habitualmente asociado a la solemnidad, el lujo y a textiles como el terciopelo que dará profundidad a cualquier habitación. ¿Te atreves con él?

 

El verde: desconexión total

Al igual que el azul, el color verde posee muchas tonalidades, casi siempre vinculadas a la naturaleza.

Dicen los expertos que el verde es el color más reparador para el ojo. ¿Te has fijado la sensación de descanso después de mirar durante un rato la hierba? Asimismo también cuenta con un alto poder relajante que alivia el estrés y facilita la desconexión de la mente.

 

En este sentido, el verde es adecuado para cualquier estancia de la casa aunque no es un tono fácil de combinar. Por eso, es una buena idea utilizarlo en pequeñas pinceladas en objetos decorativos o piezas grandes como un sofá o un cabecero tapizado.

El amarillo: tan brillante como especial

El color alegre por antonomasia. Sol, felicidad, energía… ¡vida! El amarillo es un gran recurso para espacios pequeños como recibidores, pasillos y otros similares.

 

Aunque es un color muy especial no suele ser una opción a tener en cuenta como color base ya que puede resultar demasiado estimulante. Pero ¿por qué no tenerlo presente en una alfombra, un dormitorio infantil o un aparador?

El rojo y el naranja: pura energía

 

Dos colores llenos de energía y mucha intensidad que suelen utilizarse en pequeñas pinceladas en textiles y elementos decorativos. Sin embargo, para espacios modernos o tan especiales como las habitaciones de los niños, ambos ofrecen muchas y muy interesantes posibilidades. ¿Algunos ejemplos? Muebles modulares, sofás o mesas de escritorio.

¡Seguimos de rebajas!

¿Aún no conoces las rebajas de Planta 2 Mobiliario? Te esperamos ya con unos descuentos aplicados a productos de exposición de hasta un 70 por ciento. Sí, sí, como estás leyendo.

Por supuesto mantenemos la misma calidad en nuestros servicios habituales como son los proyectos 3D, el transporte y montaje gratuitos a cargo de profesionales y el servicio de decoración.

 

Además, durante las rebajas podrás seguir beneficiándote de las facilidades, tanto a la hora de elegir la forma de pago que más te convenga como para financiar la compra a doce meses sin intereses y con opción de entrada (de esta manera reducirás la cuota mensual).

Mientras te decides nos encontrarás en nuestras redes sociales Facebook, Instagram, Twitter y Pinterest, Google My Business y semanalmente en nuestro blog. Por si aún no te hubieras suscrito aprovecha y hazlo ahora, así estarás al tanto de cada nueva publicación.

 

 ¿Te ha gustado el artículo? ¡Muchas gracias por compartirlo y formar parte de la gran familia de Planta 2 Mobiliario!

Solicitar presupuesto Suscríbete a nuestro Blog