BLOG

El color en las habitaciones infantiles

Si hay una habitación realmente importante en la casa, esa es la habitación de tus hijos. Nada es comparable a la ilusión y el cuidado con la que desde un principio te vuelcas en su preparación pensando en quienes pronto la habitarán.

La elección del color es una de las decisiones más importantes ya que tiene una gran influencia en su bienestar. Diversos estudios concluyen que cada color puede tener diferentes efectos en la mente y el cuerpo. Saber aplicarlos le ayudará según vaya creciendo en las pequeñas rutinas del día a día, como pueden ser jugar, relajarse o conciliar el sueño. ¿Quieres ver cómo?

Los colores, una elección 100% personal

Aunque los estudios al respecto siempre ayudan, es cierto que a la hora de elegir el color principal de la habitación de tus hijos lo recomendable es pensar en ellos y, sobre todo, seguir tu intuición.

Ante un mismo color las  respuestas psicológicas de cada persona son distintas ya que cada cual tenernos nuestras propias preferencias. El cerebro está diseñado para identificar lo que necesita y le gusta. Así que si a tu hijo le fascina el color rojo, normalmente vinculado a dificultad para conciliar el sueño, no te preocupes y trata de encontrar la manera de encajarlo inteligentemente en su dormitorio. Si él se siente feliz, su cerebro también lo estará. 

Colores fríos y cálidos: un poco de teoría

La diferencia entre los colores cálidos y fríos apareció en la teoría del color a partir del siglo XVIII. La llamada temperatura del color tuvo su origen en el análisis de las pinturas para definir el efecto que provocaban determinados colores en el espectador.

A partir de ahí se consideró dicha clasificación de los colores tanto psicológica, artística y científicamente quedando así:

  • Colores fríos: azul, verde y morado.
  • Colores cálidos: rojo, naranja y amarillo.

Los colores fríos

El azul: efecto calmante

Habrás notado que los colores fríos como el azul y el verde producen un efecto calmante en el cuerpo, independientemente de la edad que tengas. Elegir alguno de ellos para la habitación de tus hijos puede contribuir a hacerla más espaciosa y relajante. Su inevitable asociación a la inmensidad del cielo y el mar ayuda mucho en esto. Sin embargo, también entrarán en juego otros factores como la intensidad del color y la luminosidad de la habitación.

A nivel físico, el azul no sólo calma la mente. ¿Recuerdas lo hipnótico que resulta contemplar las olas del mar? Pues resulta que el cuerpo también reacciona ante él. La presión arterial, la frecuencia cardíaca y la respiración bajan a la par que disminuye el nivel de ansiedad.

Ya sabrás, quizá aún no por experiencia propia, que muchos niños tienen problemas para dormir en sus primeros años. Tranquilo, es algo completamente normal. ¿Por qué no probar a crearles un ambiente en el que predomine el azul?

 

El verde: la serenidad de la naturaleza     

Desde que los niños son pequeños, sienten especial curiosidad y atracción hacia los animales, las plantas y, en general, todo lo que rodea al mundo de la naturaleza.  

El color verde simboliza todo eso a la vez que promueve un ambiente sereno y relajante. Dicen los expertos que además facilita la concentración e incluso aumenta la capacidad de lectura… aunque para eso habrá que esperar a que crezcan. Pasito a pasito.

Si te da la sensación de que tanto el azul como el verde resultan algo fríos, combínalos con colores neutros suaves y textiles agradables al tacto.

 

Los colores cálidos

¿A quién no le gusta la primavera? Un día soleado, cielo sin nubes y muchas flores. La primavera es una explosión de esos colores que tanta alegría nos transmiten, tanta como la que dan los niños.

Por lo general, el amarillo, el naranja y el rojo son colores asociados a la felicidad, ideales para transformar espacios grandes en estancias acogedoras.

Pero ¿nos gustan tanto como para utilizarlos de color base? Quizá no, ya que en grandes dosis pueden producir inquietud y sobreestimulación. Y es que, aunque los tonos intensos de estos tres colores puedan conllevar efectos beneficiosos para el crecimiento y el desarrollo, no es una gran ventaja cuando se trata de que los niños concilien el sueño.

Conclusión: los colores cálidos se utilizan mejor con moderación. ¿Cómo? En lugar de pintar una habitación completa de un amarillo brillante, pinta una sola pared o, mucho más fácil, elige muebles con detalles en este tono.

Otra posibilidad es considerar la combinación de colores cálidos con tonos más fríos para crear una sensación de equilibrio. ¡Menos es más!

En cualquier caso, ten la certeza de que puedes contar con Planta 2 Mobiliario para diseñar y decorar, no sólo la habitación de tus hijos, sino toda tu casa. Te recordamos que los servicios de transporte y montaje son gratuitos para nuestros clientes, pudiendo financiar tu compra a doce meses sin ningún incremento.

Todo son ventajas en Planta 2 Mobiliario. Descúbrelo por ti mismo y ven a visitarnos cuanto antes. Te recomendamos concertar cita previa llamando al 941 14 40 03 o bien por Whatsapp al 617 16 73 73.

Y, por supuesto, te esperamos en nuestras distintas redes Facebook , Instagram, Twitter, Pinterest y Google My Business. ¡Muchas gracias!

Solicitar presupuesto Suscríbete a nuestro Blog